-
.
.
.

Y COLORÍN COLORADO.....


Y FUERON FELICES Y COMIERON PERDICES........ ¿Que pasó cuando la princesa estaba harta de que su marido no compartiese con ella las labores del hogar? ¿Y cuando el príncipe empezó a sentir que la relación ya no era tan apasionada? ¿Y cuando ella se iba de compras y él le recriminaba el gasto que hacía sin contribuir económicamente a la familia? ¿Y cuando a él le apetecía tomar algo con sus amigos, sin ella?

Desde la infancia se nos ha enseñado el cuento de "hadas", la bella princesa y el bello príncipe se enamoran y tiene una vida de ensueño. La pregunta es: quienes no somos tan bellos, ¿no tenemos derecho a esa vida?, ¿somos malas personas (como la fea bruja) porque no seamos bellezones? Si la vida nos enseña que las personas deben mirarse por el interior (aunque un exterior agradable, gusta a todo el mundo), si el amor debe cultivarse a diario (siendo consciente de cuanto lo desgasta la rutina), si la vida está formada por momentos de felicidad que van y vienen. ¿Por qué enseñamos a nuestros pequeños, o bien, por qué educamos desde la infancia en semejante mentira?

Soñar es maravilloso, creer en algo es un paso para conseguirlo, la pasión, la ilusión, la alegría, la complicidad, son características que todos perseguimos en nuestras relaciones, en nuestra convivencia diaria. Pero es eso, una búsqueda, la vida es una búsqueda de momentos de felicidad que tenemos que cultivar, la vida es en parte (otra parte te viene impuesta)el resultado de nuestras acciones, la vida es un camino lleno de altibajos de los que tenemos que sacar siempre algo positivo. SENTIR, AMAR, REFLEXIONAR, DISFRUTAR, eso es vivir.

Os propongo un cambio: El príncipe y la princesa iniciaron un camino juntos y así, juntos, aprendieron a quererse; a respetar las características propias de cada cual, aceptándolas, sin un deseo constante de cambiarlas; a valorar la opinión del otro; a colaborar con la otra persona; a compartir experiencias y sueños; a disfrutar de las pequeñas acciones diarias......
De pronto, el Príncipe y la Princesa sintieron que la vida les había unido a una persona que respetaba, que le tenía en cuenta, con quién reía, gozaba, disfrutaba de las pequeñas cosas y que le permitía seguir siendo "YO" en un mundo compartido.... y entonces FUERON FELICES Y COMIERON PERDICES.

11 comentarios:

  1. Qué lindo post... y que cierto lo que decìs... a veces damos a los niños mensajes que marcan a fuego y luego vemos que las cosas son tan diferentes, y hasta mejores.
    Pasé anoche por aquí y te dejé un comentario larguito pero veoque se ha perdido. Hay muchos problemas en Blogger.
    Te contaba que soy también docente, de teatro y que justamente hoy viernes se celebra en Argentina el Día de la Independencia, asì que el jueves tuvimos actos en las escuelas.
    Seguramente mañana postearé fotos de esos actos.
    Trabajo en una escuela rural, una comunidad hermosa.
    Por lo que leì problemas con la educaciòn hay en todos lados, eso también se ha globalizado.
    Bueno, te dejo un beso y gracias por pasar por mi covacha. Chaucito, como acostumbramos a decir por aquí.

    ResponderEliminar
  2. Buena y acertada entrada, creo que el final que le das el cuento es un final que se puede adaptar a la realidad de la vida actual, aunque de los cuentos que nos enseñaron cuando eramos pequeños se pueden sacar enseñanzas muy interesantes si los estudiamos con detenimiento.
    Del cuento de la cenicienta, la bella durmiente el triunfo del amor sobre la envidia; el de la ceniencita, que con tesón se puede lograr todo en la vida, etc.
    Gracías por la visita que me has hecho, se ve que has leído con detenimiento mi entrada, efectivamente la amistad es un preciosos regalo que no debemos perder nunca.
    Un fuerte abrazo de tu abmigo bloguero Evaristo.

    ResponderEliminar
  3. De nada, es un placer visitarte.
    Hola, vengo del blog de Diádoco, he visto tu comentario, y al verlo he sentido el impulso de visitarte, me alegro de haberlo hecho, porque por lo que he visto tu blog es estupendo.
    La entrada que tienes ahora, me ha encantado, todo lo que dices en ella es cierto, nos han educado con uns cuentos que son eso simplemente, cuentos, en los que nos enseñan unas vidas que no son reales, nos ponían delate de los ojos unos interpretes de cuentos irreales y unos argumentos aún más irreales, luego, cuando hemos crecidos, hemos visto la realidad; creo que el final que propones es perfecto para nuestros tiempos, quizás deberías escribir algún cuento con un final real para una de tus entradas, por lo que he leído en tu blog, escribes muy bien.
    Un fuerte abrazo, volveré a visitarte si no te importa.

    ResponderEliminar
  4. Ese giro que le has dado al cuento y lo que expresas en el es muy cierto.
    Sería mucho mas facil y agradable que todo fuera en base al buen amor a ese que te hace mejor persona, ese que crece, ese que no te priva, ese que acompaña.

    Pero a veces por mas que lo intente, siento que no estamos preparados, hay mucho para aprender...

    Muy lindo.
    Me gusta venir a tu casita.
    Un beso.
    Que tengas una linda semana.

    ResponderEliminar
  5. Hola cielo gracias por tu comentario en mi blog
    el tuyo es divino asi que te sigo
    un beso corazon

    ResponderEliminar
  6. Pronto hemos conectado. Bien por sentir, amar, reflexionar, disfrutar, dar, es vivir.
    Como la pareja destaca muy bien: hay que disfrutar de las pequeñas experiencias, compartirlas y respetarlas. Pronto estará en entrada el Monumento Literario a nuestros padres. Te lo comunicaré en su debido tiempo.
    Besos, Evaristo.

    ResponderEliminar
  7. Esos antiguos cuentos de príncipes y princesas, nunca me atrajeron. Admito que soy una romántica y una soñadora, pero se puede serlo con los pies bien plantados en tierra firme y la convicción de saber que la vida va más allá de cualquier cuento. Aquellos no educaban, entretenían, y pobre de la niña que se los ha creído a pies juntillas, seguramente la vida le ha abierto sus ojos a fuerza de bofetones.
    No creo que hoy en día se sigan contando estos cuentos, y menos aún, que de contarlos, sean creídos.

    Muy buen post, amiga.

    Besos y cariños :)

    (De niña me encantaban las aventuras de los personajes de Emilio Salgari, antes que los de princesas, daban más alas a mi imaginación)

    ResponderEliminar
  8. Hola, preciosa, gracías por devolverme la visita tan rapidamente, dices que eres nueva en este bonito mundo de los bloggers, ya verás como te gusta, yo comencé hace poco más de un año, y me gusta muchisimo.
    Sí que es bonito ve la bandera de España ondeando por todas las calles de España por igual, sería bonito verlo todo el año, a ver si esto dura, y lo podemos ver.
    Ya verás como pronto haces amigos, y tus alientos vuelan como el viento por este bonito mundo, pues son preciosos y muy acertados.
    Un beso muy fuerte de esta nueva amiga bloguera, que se visitará siempre, para ver como te va.

    ResponderEliminar
  9. Es inegable que el cuento ultimo es mas real.

    Pero que decir de los mensajes que se envian en series de tv donde prima la violencia, en propagandas de cuerpos delgados y caras sin arrugas.De bustos de silicona como regalo de quince??
    No me preocupa tanto la fantasia que se ve muy poco, porque son estapas de la niñez, lo que si me preocupa es el bombardeo del consumismo despiadado.
    Y que los sueños se van modificando de acuerdo a las etapas de maduracion que va pasando la persona.
    Veo en mis nietas la inocencia y me es grato que sus padres se la permitan vivir, pero en un mundo real.
    Creo que es desde esa etapa que debemos sembrar, dejando soñar con colores modernos e inculcando los valores del respeto a si y a los demas, previendo actos violentos en el futuro, descriminatorios de toda especie.

    Gracias por tu visita y palabras sentidas.

    Cariños

    ResponderEliminar
  10. Hay tanto que cambiar (en uno)... Personalmente me parece que está demostrado que muchas cosas no valen, no aportan.
    Poco a poco las consciencias van cambiando, van abriéndose y hay quienes no flaquean, pese atodo, en seguir con coherencia su vida, cambiando todo aquello que ya no es.
    Leonorcita, me pone negra cuando una mujer dice que "su marido no la ayuda en casa"... malo. No te parece que debería ser "colaborar" en vez de "ayudar"??? ya se que si, que lo piensas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Una entrada preciosa. Sabes una cosa? Te leo y me sonrió, es estupendo comprobar que estaba acertada contigo, tienes mucho que ofrecernos y no pienso perdérmelo. Un beso enormeeeee

    ResponderEliminar

El que da, no debe volver a acordarse, pero el que recibe, nunca debe olvidar.
GRACIAS POR RECOGER MI PLUMA Y AYUDAR CON TU ALIENTO A QUE SIGA SU CAMINO.